Seguridad en comunidades de vecinos: Olas de frío, hielo y nevadas

Publicado el 4 de May de 2015 en las categorias de: Administracion de Fincas, seguros | No hay comentarios »

ola de frio edificio

Ahora que hemos pasado las temporadas de frío, podemos comenzar a pensar en el invierno que vendrá la próxima temporada, ahora que estamos a tiempo de poder preparar nuestros edificios y todavía tenemos recientes los posibles riesgos o daños que han podido sufrir nuestros edificios en las últimas olas de frío. Por fortuna, en España las nevadas y el hielo no son muy frecuentes y suelen limitarse a algunas zonas más montañosas (el pirineo aragonés es un buen testigo de ello), y en zonas como Zaragoza suelen causar molestias que no duran más allá de dos o tres días.

No obstante, aunque no sean frecuentes, las olas de frío son perfectamente posibles en nuestra ciudad, y eso supone que en algunas ocasiones hay que estar preparado para evitar que pueda causarnos más problemas que una mera moestia o un mayor consumo de calefacción. El hielo puede ser causa de accidentes bastante importantes, y la nieve puede perjudicar mucho a los edificios cuyos tejados no se encuentran en buen estado, por ello hay que estar preparado para las posibles inclemencias que pueden a fectar a nuestra comunidad de vecinos y así evitar lamentos posteriores que podían haberse solucionado meses antes.

A nivel particular, también es posible prepararse para evitar perjuicios, sobre todo si estamos hablando de personas mayores que tienen limitada su movilidad y una helada puede ser mucho más peligrosa que para el resto de las personas. Hay que tener especial atención a los medicamentos, y a los braseros que puedan causar mala combustión o incendios inesperados.

A continuación hay una serie de recomendaciones que se pueden seguir a la hora de prepararse ante una posible helada u hola de frío:

-Almacenar alimentos, combustibles y productos de limpieza para una semana.

-Tener un botiquín de primeros auxilios con las reservas de medicación que requieran habitualmente los miembros de la familia.

-Alejar a los niños de las estufas o braseros para evitar accidentes.

-Evitar que las personas mayores y enfermos del corazón salgan a la calle porque el frío ejerce sobre el corazón una tensión extra y existe el riesgo de sufrir un ataque cardíaco.

-Evitar hacer ejercicios físicos excesivos, puesto que el frío no es bueno para la circulación sanguínea.

-Tener una reserva de velas, linternas, pilas cargadas y secas, estufa y una cocina de camping.

-Al asomarse al exterior, evitar la entrada de aire frío en los pulmones.

-Utilizar el teléfono sólo para llamadas urgentes.

-Tener una radio con pilas para poder escuchar la información meteorológica.

-Revisar los tejados, bajantes de agua, cierres de ventanas, balcones, puertas de exterior, etc.

-Mantener un grifo ligeramente abierto para evitar la rotura por congelación de las tuberías.

-Evitar la intoxicación producida por braseros o estufas de leña, carbón o gas, que puede ocurrir en lugares cerrados sin renovación de aire.

Seguridad: ¿Qué hacer ante un incendio en su comunidad de vecinos?

Publicado el 16 de Mar de 2015 en las categorias de: Administracion de Fincas, seguros | 1 Comentario »

evacuacion incendio

Si la semana pasada hablabamos de las medidas a tomar para evitar un incendio en nuestro hogar o comunidad de vecinos, en esta ocasión vamos a tratar el tema de cómo actuar una vez que el incendio ya se ha producido, y debemos de actuar correctamente para evitar daños propios o ajenos debidos al fuego o al humo que produce el mismo. La primera y más importante recomendación (y posiblemente la más complicada de cumplir) es mantener la calma. No todos pueden mantener la sangre fría ante un indencio, pero dentro de lo posible, es muy necesario actuar con rapidez para evitar que nosotros o nuestros allegados puedan sufrir daños derivados del fuego.

Esperamos que nunca sea necesario poner en práctica los consejos que después les enumeramos en este artículo, pero del mismo modo entendemos que es mejor estar preparado para un incendio, que no saber cómo actuar una vez que ya no se puede evitar que se produzca. Por suerte, tanto las construcciones modernas, como las instalaciones contraincendios se han ido extendiendo en las comunidades de vecinos en Zaragoza durante los últimos años, y los medios que disponemos hoy para sofocar un incendio en nuestro hogar o comunidad son mucho más numerosos y mejores que los que contabamos hace unos diez o veinte años. Tampoco hay que envalentonarse demasiado, si uno no se ve capaz de controlar el incendio, es preferible salir y cerrar cualquier conexión con el resto del edficio a tener que lamentar cualquier daño posterior por no saber -o no ser capaz físicamente- actuar con corrección. Hay que tener en cuenta que  los objetos personales se pueden sustituir, pero las personas no.

A continuación se pueden encontrar una serie de puntos a seguir en el momento de actuar ante un incendio que ya se ha producido:

-Mantener la calma ante cualquier situación de peligro.

-Si se advierte olor a gas, no encienda cerillas o mecheros ni accione interruptores eléctricos; ventile la habitación y cierre todas las llaves de paso del gas.

-No emplee agua para la extinción de un fuego en un aparato eléctrico, excepto en el caso de que haya cortado previamente el suministro eléctrico general, o desconectado el aparato.

-Si prende el aceite de la sartén, tápela con una tapadera o trapo húmedo. Jamás intente apagar el fuego de la sartén con agua, porque el agua reacciona de una manera muy peligrosa en esas situaciones.

-Si el fuego es pequeño y se puede controlar, intente apagarlo, pero nunca ponga en peligro su integridad física.

-Avise a los bomberos, dándoles los datos necesarios para su rápida intervención. A la llegada de estos, siga sus instrucciones.

-Corte la corriente eléctrica y la entrada de Gas.

-Es muy importante que conozca las posibles vías de escape. Si intenta apagar el fuego, debe mantener siempre libre la vía de salida entre usted y el fuego.

-Si su ropa se incendia, no corra. Túmbese en el suelo y ruede sobre sí mismo.

-Si se le prende el pelo, ponga la cabeza bajo el grifo o ponga un trapo que le tape la cabeza.

-Si no puede escapar del fuego, enciérrese en una habitación con ventana exterior, tape las ranuras de la puerta con trapos mojados para evitar que entre el humo y pida auxilio, hágase ver y espera la llegada de los bomberos.

-El humo es el primer y más grave enemigo, causante de la mayoría de las víctimas en los incendios. En pocos segundos puede dejarnos sin sentido. Cierre todas las puertas entre usted y el humo. Tape las ranuras de las puertas con trapos, ropas o toallas y mójelos si tiene agua. Recuerde que siempre le quedará una reserva de oxígeno a nivel del suelo (el humo es menos denso que el aire y tiende a ocupar los espacios más altos). Camine a gatas y protéjase la boca con una toalla o trapo húmedo, contenga la respiración y cierre los ojos cuanto pueda.

-Cierre siempre las puertas y ventanas, para evitar corrientes de aire que avivarían el fuego. No utilice los ascensores.

Si necesita algún presupuesto de Seguro Multirriesgo o Responsabilidad Civil para su comunidad de vecinos, puede contactarnos en el 976 204999 o escribir un mail por nuestra página de contacto

Consejos de convivencia en Comunidades de Vecinos: Servicio de Calefacción

Publicado el 2 de Feb de 2015 en las categorias de: Administracion de Fincas | No hay comentarios »

calefaccion

Al igual que el agua caliente, en Zaragoza es necesario mantener un buen sistema de calefacción en invierno. Las posibilidades son  variadas: es posible tener calefactores eléctricos (existen de varios tipos, con diferentes grados de consumo: el llamado «calor azul», los clásicos radiadores eléctricos o los calefactores de aire), calefactores de gas butano (individuales y normalmente sin instalación en el domicilio), bombas de calor (las máquinas de aire acondicionado disponen de un segundo uso en invierno, calentar el aire en lugar de enfriarlo), calderas de gas (que pueden ser individuales o colectivas) o de gasoleo (en este caso, salvo en viviendas unifamiliares, suelen ser instalaciones comunes al total del edificio).

Es importante que la calefacción central funcione bien para todos los propietarios, teniendo en cuenta que la calefacción debe realizar el recorrido completo para calentar a todas las viviendas, con la pérdida de calor que ello supone hasta llegar a la vivienda del final del recorrido. También hay que tener en cuenta que las calderas pueden producir algún tipo de ruido o vibración en el cuarto de calderas y habrá que regular correctamente la potencia y tratar de controlar esos ruidos que pueden afectar a las viviendas colindantes al cuarto de calderas. La caldera es un elemento tan importante como peligroso, por lo que tan solo puede manipularse por personal especializado, debido a que una avería podría suponer fugas de combustible que podrían poner en riesgo la comunidad completa.

A continuación pueden leer una serie de recomendanciones a la hora de compartir un uso común de un sistema de calefacción central, de manera que todos los vecinos queden satisfechos con el resultado:

-No hay un periodo oficial estricto de funcionamiento de la calefacción. Se suele mantener encendida desde noviembre hasta abril (las fechas suelen coincidir más o menos con la Fiesta de Todos los santos y la Semana Santa) además de aquellos días anteriores y posteriores a dichos meses en que, por razones de climatología, sea necesaria.

-Es conveniente tener un termómetro en casa para anotar las temperaturas en determinadas fechas, con el fin de tener argumentos contundentes en las posibles reclamaciones.

-Si disponemos de una instalación con termómetro exterior y reloj programable de horarios, el funcionamiento es automático y no queda a expensas de distintas opiniones.

-Cuando se observe que la chimenea de la calefacción despide humo denso, debe avisarle al Presidente o Administrador de la Comunidad, ya que puede estar provocando por una deficiente combustión de los quemadores que, además, ocasionan molestias al vecindario.

-Ahorre energía. Abrir las ventanas cuando se tiene calor, en lugar de cerrar los radiadores, es derrochar combustible.

-Salvo el Presidente, Portero, Calefactor o personas designadas al efecto, nadie debe manipular en los mandos de las instalaciones, llaves de paso, válvulas, contadores, etc.

-Es conveniente purgar los radiadores cuando ha habido una avería y/o se ha parado el sistema, con el fin de vaciar el aire de la instalación, y también cuando un radiador no se calienta del todo.

-Debe exigirse al calefactor que cumpla con las visitas periódicas de mantenimiento y el libro que las regula.

-Si tiene contador y no se lee periódicamente, es conveniente que usted lo haga, con la finalidad de poder detectar posibles averías.

Si necesita algún presupuesto de Administración de Fincas para su comunidad de vecinos, puede contactarnos en el 976 204999 o escribir un mail por nuestra página de contacto