Una distribuidora china proyecta abrir un gran centro en Plaza

Publicado el 16 de Sep de 2010 en las categorias de: General | 1 Comentario »

La sociedad p√ļblica debate hoy una propuesta de adquisici√≥n de 52 naves junto a Plaza Imperial que suman m√°s de 20.000 metros. Ultima la negociaci√≥n con un empresario asi√°tico tras descartarse la creaci√≥n de un √°rea especializada en decoraci√≥n y un ‘outlet’.

Una ‘Chinatown’ en la Plataforma Log√≠stica de Zaragoza (Plaza). Esta es la propuesta que debatir√° hoy la sociedad p√ļblica de Plaza, que tiene encima de la mesa una oferta para la adquisici√≥n de m√°s de medio centenar de naves industriales, vac√≠as desde su construcci√≥n en 2008, para convertirlas en uno de los principales centros de venta al por mayor de productos chinos de Espa√Īa.

La operación está muy avanzada con un empresario asiático afincado en Madrid, que pretende convertir Zaragoza en un centro de distribución para todo el valle del Ebro. Las 52 naves incluidas suman más de 20.000 metros cuadrados y están situadas junto al centro comercial Plaza Imperial y Autoplaza. Iniciativas similares han proliferado en los grandes polos económicos del país.

Fuentes de la comunidad china de Zaragoza reconocieron ayer a este diario que los contactos se iniciaron antes del verano, algo que ratificaron desde el Gobierno de Aragón, y que podría cerrarse en cuestión de días.

La venta podr√≠a reportar unos ingresos de entre 15 y 20 millones de euros, lo que ayudar√° a reducir la carga financiera de Plaza. A principios de a√Īo aprob√≥ endeudarse en m√°s de cien millones de euros, la mitad para refinanciar los 50 millones que ya se deb√≠an y el resto, para afrontar nuevos proyectos.

La idea de crear un centro de negocios de productos de importación de China supone dar salida a un conjunto de 52 naves industriales que estaban ya vendidas a una empresa filial de Autoplaza-Autoplaza Centro Industrial- y cuya comercialización estaba prevista lanzar en 2008. Sin embargo, esta firma rescindió el contrato y Plaza se vio obligada a darle una salida en el peor momento económico que ha vivido el país.

La pretensi√≥n inicial era complementar la zona comercial colindante, para lo que sonde√≥ convertir el conjunto de naves en un √°rea especializada en negocios de decoraci√≥n o de tiendas ‘outlet’. Este tipo de iniciativas han proliferado en el extrarradio de Madrid y Barcelona y en la Costa del Sol, pero no lleg√≥ a cuajar en Zaragoza, por lo que se opt√≥ finalmente por otro nicho de mercado, el de los negocios chinos de importaci√≥n.

De hecho, en los dos a√Īos transcurridos desde su construcci√≥n solo se han llegado a ocupar tres de las naves y hay una cuarta vendida, por lo que la imagen que transmite es desoladora pese a situarse junto a la entrada principal de la plataforma log√≠stica, con el hotel Plaza Feria y una gasolinera como vecinos de parcela (denominada oficialmente como AS2). Un gigantesco cartel ofrece las naves, de entre 300 y 600 metros cuadrados de superficie.

La √ļltima nave, recientemente adquirida por Ib√©rica de Sales, se abri√≥ en agosto para vender sal para alimentaci√≥n, descalificaci√≥n y deshielo. Su encargada, Matilde Palancia, asegur√≥ ayer que est√° «encantada» con las expectativas de tener vecinos, ya que ahora se reducen a los que trabajan en un centro de la MAZ y a empleados de mantenimiento del pol√≠gono. «La zona est√° muy desangelada. Por no haber, no hay ni contenedores», apunt√≥.

Las 52 naves, de doble altura y construidas a base de combinar fachadas de hormig√≥n y cristal, ser√°n adquiridas por el citado empresario chino. El objetivo ser√≠a alquilarlas despu√©s a importadores de productos asi√°ticos, que con m√°s de 20.000 metros cuadrados de superficie √ļtil podr√≠an dar cobertura a los bazares y comercios especializados en productos chinos de todo el valle del Ebro.

La capital aragonesa cuenta en estos momentos con cinco grandes almacenes chinos, reunidos en el polígono de Cogullada y que sirven a los comercios de la ciudad. El más grande de ellos, Da Fenh Shou, ocupa cerca de 5.000 metros cuadrados y abrió sus puertas hace cuatro meses.

Fuente: Heraldo de Aragón