Seguridad: Cómo evitar daños por agua en la comunidad de vecinos

Publicado el 6 de Abr de 2015 en las categorias de: Administracion de Fincas, seguros | No hay comentarios »

humedad edificio

Creo que es uno de los temas más comunes a la hora de llamar al seguro de la comunidad. Los daños que causa el agua (goteras, humedades,…) normalmente tienen su causa por falta de mantenimiento de elementos comunes: Un tejado que no se limpia desde hace mucho tiempo, o una bajante que por obsoleta o por atasco ha generado humedades en alguna de las viviendas o locales de la comunidad de vecinos son los dos motivos principales por los que se suele llamar al seguro, tanto del vecino particular como de la comunidad en general. Tratamos que las comunidades que administramos en Zaragoza realicen un buen mantenimiento de sus elementos comunes, aunque no siempre es posible anticiparse a eventos de este tipo (sobre todo cuando son edificios que fueron construidos hace muchos años,… o siglos!)

Además de ser los siniestros más comunes, en algunas ocasiones también han resultado ser de los más complejos a la hora de resolver, puesto que de las humedades se conoce dónde salen, pero no siempre es sencillo conocer su origen. Juntas mal selladas, tuberías de materiales obsoletos (pej: Uralita), tuberías que rebientan, arquetas atascadas, atascos por usar los desagües como un cubo de basura, bañeras que se pican o grifos que se dejan abiertos… son unas cuantas de las respuestas que nos hemos encontrado en los años que llevamos administrando comunidades,… y creemos que esta lista todavía está abierta a más elementos que conoceremos en adelante. Podríamos contaros anécdotas sobre humedades en las que todo parece indicar que el problema viene de un lugar, pero acaba siendo un resultado completamente distinto al esperado.

A continuación, os damos una serie de recomendaciones a la hora de realizar mantenimientos a nuestros elementos privativos y comunes, con la finalidad de evitar que la dejadez pueda causar daños en nuestra vivienda o en la de nuestros vecinos.

-El mal estado de las conducciones de agua, tanto las destinadas a las aguas limpias, como a los desagües, los descuidos y la manipulación incorrecta son causas de constantes averías que resultan muy molestas y costosas. Si la instalación es muy antigua y es motivo de permanentes problemas, se recomienda cambiarla por una buena instalación con material moderno. No olvidar las bajantes generales y desagües provenientes de tejados y azoteas.

-Para la limpieza, no utilizar abrasivos que puedan dañar las tuberías.

-Para un eficaz mantenimiento, dejar correr el agua, mejor caliente, durante un rato una vez por semana.

-Desatascar los desagües a los primeros síntomas de obstrucción.

-Ventilar la vivienda a primeras horas de la mañana para evitar problemas de condensación.

-Instalar un filtro en el sumidero del fregadero, para así evitar que los restos de comida puedan obstruir los desagües.

-Revisar periódicamente las juntas del alicatado del cuarto de baño. Si no son estancas, aplique silicona. Así se evitarán humedades.

-No dejar que la cisterna pierda agua y cuidar que el nivel de ésta no suba hasta el rebosadero. Sustituir las juntas o la válvula del flotador si fuese necesario.

-Limpiar periódicamente el bote sinfónico.

-Fijar correctamente los sanitarios al suelo o paredes ya que el movimiento de los mismos puede producir desajustes que son causa de fugas e incluso de rotura de latiguillos.

-Si un grifo gotea, aunque sea muy poco, arreglarlo inmediatamente, ya que puede derivar en una avería más importante. No deje nunca los grifos abiertos sin estar presente.

-Si hay un corte de agua, asegurese de que todos los grifos están cerrados.

-Cerrar siempre la llave de paso del agua cuando vayamos a ausentarnos de casa durante un periodo más o menos largo.

-Cerrar la llave de paso siempre que detecte una avería.

-Repasar periódicamente las juntas de instalación de la lavadora y del lavavajillas, así como sus desagües, limpiar los filtros y cambiar las gomas de abastecimientos correspondientes.

-No dejar en funcionamiento la lavadora o lavavajillas estando ausente de casa o mientras duerme.

-Proteger con filtros los sumideros del lavabo y bañera. No utilizar el inodoro como cubo de basuras, depositando en él los restos de comida, cartones, colillas…

-Últimamente se ha extendido el uso de toallitas húmedas en lugar del papel de wc, y aunque en las publicidades se afirma que son biodegradables, no quiere decir que se deshagan en los desagües, sino todo lo contrario, tardan mucho tiempo en deshacerse y al mezclarse con jabones, pelo o basura pueden ser origen de la mayoría de los atascos. Por lo tanto, no es conveniente tirar este tipo de toallitas por el inodoro.

-No vaciar la instalación de la calefacción, aunque permanezca fuera de servicio, salvo para efectuar reparaciones.

-No olvidar vaciar de aire (purgar) los radiadores antes de encender la calefacción, tras un periodo de inactividad.

-Antes de irnos de vacaciones, cerrar la llave de paso general. Vaciar todas las conducciones y cerrar todos los grifos. No olvidar dejar una llave de la vivienda a una persona de confianza por si hubiera necesidad de acudir rápidamente por causa de avería propia o de terceros que nos afecte. Proceda igualmente en la segunda vivienda de fin de semana, con especial atención a las llaves de paso generales de jardines, piscinas, depósito de agua y riego…
-En zonas frías es recomendable, especialmente por las noches, vaciar las tuberías y mangueras y cerrar la llave general de paso para evitar que el agua contenida en ellas se congele.

Si necesita algún presupuesto de Seguro Multirriesgo o Responsabilidad Civil para su comunidad de vecinos, puede contactarnos en el 976 204999 o escribir un mail por nuestra página de contacto