Tanto la construcción como la promoción comienzan a recuperarse



Siete años después del inicio de la crisis, la recuperación de la economía española no es ajena al renacer del sector inmobiliario. La construcción no sólo ha dejado de ser un lastre para el PIB y desde abril de 2014 está aportando de nuevo tasas positivas a la riqueza nacional, sino que, además, el ladrillo ha logrado detener la sangría del paro y entre abril y diciembre generó cerca de 90.000 nuevos empleos, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE).
En 2014, la inversión institucional en activos inmobiliarios en España se aproximó a 14.000 millones de euros, según datos de Aguirre Newman. Ese volumen de transacciones sólo ha sido superado en 2006 y 2007, cuando en España fluía el crédito y los precios de los activos eran un 40% superiores, un detalle que permite hacerse una idea de la ingente cantidad de operaciones que se están cerrando con la venta de oficinas, hoteles, locales y centros comerciales, suelo, edificios para rehabilitar y carteras de crédito inmobiliario. Sin embargo, en un país con una tasa de paro superior al 23%, el resurgir del sector no está siendo homogéneo. El mercado inmobiliario se ha polarizado marcando distancia entre el gran inversor y el ahorrador particular que quiere adquirir una vivienda. Para este último grupo, la recuperación está siendo mucho más lenta,
si bien está arrojando los primeros datos positivos. Todo apunta a que cuando se actualice la estadística, 2014 cerrará como el primer ejercicio en cuatro años en el que se registró un aumento en la venta de viviendas. Según el INE, hasta noviembre se habían vendido 25.000 casas (un 14% más que un año antes) y si los datos de diciembre no dan una mala sorpresa, el ejercicio que acaba de terminar marcará el inicio de la recuperación en la compraventa de viviendas.
Muy despacio, la promoción también se está reactivando en grandes núcleos urbanos, como Madrid, y por primera vez desde 2007 la producción y el consumo de cemento crecieron en 2014 (un 5,4 y 0,4% respectivamente), según los fabricantes de cemento Oficemen.
La incipiente demanda de inmuebles permite a los tasadores afirmar que el precio medio de la vivienda ha tocado fondo, después de que en el último semestre de 2014 experimentara un repunte del 5,4%. Con más cautela, los datos de CBRE reflejan una división entre los directivos inmobiliarios que opinan que ya no habrá más caídas de precio (46%) y los que consideran que sí las habrá (54%), si bien en este último grupo hay consenso en que “el margen para el ajuste de precios será ligero”.
Atrás queda una pérdida acumulada en el valor de los inmuebles del 44,8%, una caída en la conce
sión de hipotecas superior al 81% y más de 1,7 millones de empleos vinculados al ladrillo destruidos desde 2007. El sector quiere mirar al futuro y aunque con prudencia, son muchas las voces que afirman que la estabilización ha llegado al que fue el motor de la economía española en el arranque de este milenio. También parece posible batir 2014 en el mercado residencial en el que invierten los ciudadanos y no sólo porque parte de números muy bajos, también porque la banca quiere volver a rentabilizar su negocio con la concesión de hipotecas ahora que ha pasado los exámenes del BCE. Aunque las condiciones laborales no juegan a favor, ya hay datos alentadores que muestran que el grifo del crédito se empieza a abrir despacio. El crédito para el consumo e hipotecas experimentó un ligero repunte en noviembre (superior a 5.500 millones) por primera vez desde 2007, según el Banco de España.
El sector financiero todavía no ha concluido la limpieza de su balance del ladrillo y el saldo vivo de hipotecas sigue a la baja (el nuevo crédito para vivienda es aún inferior al que vence por la herencia de los años del boom), mientras los préstamos dudosos también siguen a la baja. En este contexto, la banca va a acelerar la venta de los activos que le quedan en cartera, lo que
animará el mercado residencial. “La banca explorará la venta activos residenciales y los fondos están dispuestos a comprar vivienda e incluso podrían comprar suelo porque ven ya la recuperación”, comenta el responsable de Corporate Finance de N+1 en España, Miguel Hernández.
Otro dato alentador es que los bancos vuelven a mostrar interés por dar hipotecas y entidades como Popular, Kutxabank, ING Direct o Liberbank ya han bajado los diferenciales para ganar mercado. No obstante, pese al interés por reactivar el negocio hipotecario, los expertos creen que el crédito no volverá a fluir con las condiciones laxas del pasado.
(El Mundo. Suplemento Mercados. Primera página. Páginas 2 y 3. Domingo 25)
Esta entrada fue publicada el lunes 26 enero 26UTC 2015 a las 6:20 pm y está englobada en las categorias: Noticias. Puedes seguir los comentarios y actulizaciones de este post a traves de RSS 2.0 feed.
Si lo deseas, puedes dejar un comentario, o enlazarnos desde tu página.
0) { alert('Please place your cursor in 'Name' box to start your message'); this.value = val.substring(0,0); emailform.focus() } this.form.count.value=0-parseInt(this.value.length);>

Dejar un comentario

Nombre (*)
Mail (will not be published) (*)
URI
Comentario