¿Cómo elegir la mejor hipoteca para comprar mi vivienda?
26 mayo 2023

En el momento de comprar una vivienda, hace falta cuadrar bastantes cosas: Que la zona nos guste, que el vecindario sea agradable, saber si es necesario reformar algo o si está para entrar a vivir… pero también es necesario tener lista la financiación. Por ese motivo, desde Fincas Torrenueva recomendamos consultar las posibilidades de financiación antes de encontrar la vivienda que nos pueda interesar, puesto que tener alguna orientación en cuanto a cifras es una buena ayuda para facilitar la compra de nuestra vivienda. Una hipoteca es una herramienta financiera que permite a muchas personas cumplir el sueño de tener su propio hogar. Sin embargo, con tantas opciones disponibles en el mercado, elegir la mejor hipoteca para la compra de un piso puede ser abrumador. Aquí hay algunos consejos para ayudarte a tomar una decisión informada y encontrar la hipoteca que se ajuste mejor a tus necesidades.

Conoce tu situación financiera: Antes de comenzar a buscar una hipoteca, es importante que tengas una comprensión clara de tu situación financiera. Evalúa tus ingresos, gastos y deudas para tener una idea clara de cuánto puedes permitirte pagar mensualmente en tu hipoteca. Lo más razonable es acudir inicialmente al banco donde actualmente ingreses la nómina, que es quien tiene más información sobre tus ingresos y posibilidades de financiación.

Compara ofertas de diferentes entidades financieras: No te quedes con la primera oferta que encuentres. Investiga y compara las ofertas de diferentes entidades financieras, como bancos, cooperativas de crédito y prestamistas hipotecarios. Compara las tasas de interés, plazos, costos y condiciones de cada oferta. Ten en cuenta que una diferencia de unos pocos puntos porcentuales en la tasa de interés puede tener un impacto significativo en el costo total de tu hipoteca a lo largo del tiempo.

Determina el tipo de interés y tiempo que mejor se adapte a tus necesidades: Las hipotecas generalmente vienen en dos tipos principales de tasas de interés: fija y variable. Una tasa de interés fija se mantiene constante durante toda la vida de la hipoteca, lo que significa que tus pagos mensuales también serán consistentes. Por otro lado, una tasa de interés variable puede cambiar con el tiempo, lo que significa que tus pagos mensuales pueden aumentar o disminuir. Elige el tipo de interés que mejor se adapte a tus necesidades y tolerancia al riesgo. Por otro lado, el tiempo por el cual se pide el dinero prestado también es una decisión importante. Existe la creencia de que a mayor plazo es mejor, pero también hay que tener en cuenta que un mayor tiempo también implica mayor pago de intereses, por lo que es recomendable hacer diferentes simulaciones con diferentes plazos de tiempo si nuestros ingresos nos permiten pagar una mayor cuota pero en total pagar menos intereses.

La situación actual del Euribor nos debe hacer entender que no podemos hacer cálculos con el tipo actual del euribor, sino que hay que hacer también cálculos en una hipotética situación en la que los tipos pudieran ser más altos.

Analiza los costos asociados: Al solicitar una hipoteca, hay varios costos adicionales que debes tener en cuenta, como los costos de cierre, los puntos, el seguro hipotecario y las tasaciones. Estos costos pueden variar según la entidad financiera y el tipo de hipoteca que elijas. Asegúrate de entender completamente todos los costos asociados y cómo afectarán a tu presupuesto general.

Evalúa el servicio al cliente de la entidad financiera: La calidad del servicio al cliente de la entidad financiera con la que elijas obtener tu hipoteca también es un factor importante a considerar. Una buena atención al cliente puede hacer que el proceso de obtención de una hipoteca sea mucho más fácil y agradable. Investiga la reputación de la entidad financiera en cuanto a su servicio al cliente, su historial de atención. No hay que olvidar que una hipoteca va a suponer una relación con dicha entidad durante un gran número de años, y una mala atención desde el primer momento puede hacer que cualquier incidencia que puedas tener durante el préstamo pueda solucionarse de una mejor o peor manera.