Los mitos más comunes sobre la inversión inmobiliaria
2 febrero 2024

A la hora de invertir en el mercado inmobiliario en Zaragoza, existen algunos mitos que pueden perjudicar o confundir a la hora de realizar tu primera compra. Desde Fincas Torrenueva tenemos experiencia en inversión de más de 20 años, tanto en residencial como en comercial, y podemos asesorarle para evitar cometer errores iniciales. A continuación vamos a exponer los cinco principales mitos que existen sobre la inversión inmobiliaria:

1.-Para invertir en el mercado inmobiliario hace falta mucho patrimonio inicial: Si existe una inversión donde es posible invertir con poco patrimonio, esa es la inmobiliaria. A diferencia de otro tipo de inversiones (Renta fija, dividendos, bolsa en general), en la inversión inmobiliaria existe mucha facilidad a la hora de financiarse. El mercado financiera tiene una gran oferta hipotecaria, que permite financiar tanto para residencia habitual, como para inversión, de modo que si tienes margen de endeudamiento con la entidad, puedes financiar en gran parte la inversión haciendo un desembolso del 20/25% del total del coste de la misma. Si posteriormente, esa inversión se rentabiliza mediante el alquiler, tan solo habrá que elegir la opción que mejor nos sirva para por un lado conseguir rentabilidad (o cash-flow) y por otro poder hacer frente a la cuota hipotecaria. Y poco más.

2.-Hay que buscar el mejor momento: Hay personas que caen en la llamada “parálisis por análisis” y no llegan a decidirse por una inversión, porque creen que pueden encontrar un mejor momento donde los precios alcancen su momento más bajo, o una mayor negociación del precio. Y aunque es cierto que todavía resuenan en nuestras cabezas los efectos de la burbuja inmobiliaria, actualmente no tenemos la misma situación ni en concesión de créditos, ni en precios relativos. Un inversor inmobiliario siempre está buscando oportunidades, y aunque es normal comprender que el mercado tiene épocas de subidas y bajadas de precios, la realidad es que mayoritariamente, el inversor no suele invertir en operaciones a corto plazo de compra y venta, sino como inversión a medio y largo plazo, lo que hace que todas estas fluctuaciones del mercado queden superadas por la propia inflación de precios.

3.-Todos los Agentes inmobiliarios son iguales: Podrá parecer un poco de autobombo, pero también es una obviedad. Cada agente inmobiliario somos de nuestro padre y nuestra madre, lo que implica que muchas veces estemos especializados en mercados o zonas muy concretos, o en otros casos estemos especializados en la comercialización masiva de grandes listados de bancos, sin entrar a valorar si el precio o ocasión lo merece. Todo no puede ser, y si te especializas, no puedes abarcar grandes portafolios, salvo que cuentes con equipo muy amplio. Ve buscando zonas y agentes por esa zona o mercado, y si coincide que nosotros podemos ayudarte, estaremos encantados de hacerlo.

4.-No existen oportunidades en el mercado: Hay personas que creen que las oportunidades en el mercado inmobiliario siempre se las reparten entre cuatro o cinco personas con contactos en las altas esferas, y aunque esto puede parecer cierto, no es del todo correcto. Ciertamente, hay parte de inversiones, llamémoslas “premium” que tanto por importe, como por prestigio, no suelen salir más allá de ciertos players más potentes (hablamos de grandes inversores, fondos de inversión y similares), pero eso no quiere decir que no existan operaciones donde rentabilizar nuestro dinero. No vamos a comprar de inicio un edificio en la calle más comercial del centro, pero si podemos comprar una vivienda o un local en un buen barrio de Zaragoza. De la misma manera que nosotros no podemos entrar en operaciones de millones de euros (por lo obvio), los fondos no se interesan por operaciones más pequeñas, que quedan para los pequeños inversores.

5.-Hay que vender caro para ganar dinero: Esta idea, que he dejado para el final, debería de ser una de las más importantes a la hora de invertir en inmuebles. El negocio no se hace al vender, sino al comprar. Y esta idea tan sencilla es la que muchos inversores tardan en entender, pensando que si compran en una zona con precios en auge, ganarán dinero en la venta. Y puede que tengan razón, pero también pueden equivocarse y no recuperar el dinero por comprar más caro de lo que deberían. Por eso, y voy a repetirme, las buenas inversiones se consiguen comprando por debajo de precio, no buscando el mejor momento para la venta, que podrá llegar o no. Si compras bien, el resto ya está hecho.