Calle Mariano Cerezo: Calles del Casco Histórico de Zaragoza
6 enero 2011

En el interior del Casco Histórico de Zaragoza, podemos encontrar la Calle Mariano Cerezo, también conocida coloquialmente como la "Calle Cerezo". Su origen -como el de muchas otras calles del casco zaragozano- es el de un personaje que demostró especial valentía en la batalla de Los Sitios de Zaragoza. En este caso estamos ante Mariano Cerezo y Martinez (1739-1809), un vecino del barrio de San Pablo cuya casa se encontraba en el cruce de esta misma calle con la calle Boggiero y que tuvo un gran papel en el frente de Broqueleros, que ahogó las batallas que surgieron en el llamado "Motín del Pan", y que junto con el Coronel Palafox lucharon contra los ejércitos franceses en Los Sitios de Zaragoza.

Actualmente, la calle se encuentra en un estado lamentable, a pesar de que algunos de los edificios han sido rehabilitados recientemente, otros tantos son antiguos y de compleja restauración. Posiblemente, dentro de unos años sea una calle completamente integrada en el casco de Zaragoza, pero ahora es evidente que necesita una gran e importante reforma.

La calle discurre como continuación a la Calle Aguadores, cruzando otras tantas como San Pablo o la propia Avenida Conde Aranda. muchos de los edificios de la zona son catalogados por el Ayuntamiento de Zaragoza, y aunque en la misma existen algunos locales comerciales, el principal uso que tiene es el residencial en los edificios de viviendas.

Un tramo de esta calle todavía conserva el antiguo nombre de Aguadores. Se localiza en el casco histórico de la ciudad. La denominaron así en este tramo por ser donde vivía Mariano Cerezo, se encuentra entre la calle de Pignatelli y la de San Blas, a partir de esta última es Aguadores hasta encontrarse con la calle de Predicadores. Mariano Cerezo, parroquiano de San Pablo, nació el 9 de noviembre de 1739, y participó junto a sus hijos, su hermano Manuel y la esposa de éste, Josefa Vicente, en la defensa de Zaragoza. Organizó las Compañías Cívicas y promovió la designación de Palafox como general en jefe durante las jornadas del levantamiento del 24 de mayo de 1808. Fue gobernador del castillo de la Aljafería durante el primer sitio, manteniendo de su bolsillo a los paisanos armados a sus órdenes. Ya había destacado como defensor durante el Motín de los Broqueleros en 1766, esa es la razón de que en el retrato que hicieron de él Gálvez y Brambila aparezca con el broquel en la mano, recordando su participación en aquellos sucesos. Formó parte de la Junta de Capitulación. Murió el 13 de marzo de 1809 víctima de la peste que asolaba la ciudad y que provocó la capitulación de la misma.

Si tiene un piso o local comercial en venta o alquiler en el entorno de la Calle Cerezo, póngase en contacto con nosotros y le ayudaremos a obtener el mejor precio por su propiedad.